Gobiernos de Venezuela y Cuba valoran potencial de plantaciones de pino caribe

Categoría: Noticias
Publicado: Viernes, 06 Octubre 2017
Escrito por Relaciones Institucionales

 

QQ

El vicepresidente del Área de Socialismo Territorial, Manuel Quevedo, anunció el inicio de una serie de pruebas destinadas a incrementar la producción de madera en el Complejo Maderero “Libertadores de América (Cimla)” ubicado en el municipio Libertador del estado Monagas.

 

A través de su cuenta oficial en la red twitter @MQuevedoF, quien también se desempeña como ministro del Poder Popular para Hábitat y Vivienda, expresó: “Arrancan las pruebas para incrementar la producción maderera venezolana...Trabajando, Avanzando, Venciendo...Venezuela Potencia”.

 

Esta afirmación del ministro surgió en el marco de la reciente visita a las empresas de la Corporación Socialista de Economía Forestal (Corpoforestal), Maderas del Orinoco y el Cimla, a las cuales acudió en compañía del Embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco y el ministro de la Construcción de la isla caribeña, René Meza, entre otras personalidades de ambos gobiernos.

 

La visita inició con un sobrevuelo por el bosque Uverito en el suroriente del país. A su llegada al Campamento Chaguaramas, las autoridades fueron recibidas por Jhan Urdaneta, presidente de Corpoforestal y demás integrantes de la empresa Maderas del Orinoco.

 

Mediante una presentación técnica, Urdaneta describió la cadena productiva del pino caribe y todo el potencial que tiene nuestro país en el ámbito forestal, destacando las ventajas que representa para la patria la puesta en marcha del Cimla y su encadenamiento con Maderas del Orinoco.

 

El presidente de Corpoforestal destacó las metas de plantación y ofreció cifras de producción alcanzadas por Maderas del Orinoco, datos que son significativos para la planificación de las metas que tiene el Gobierno Bolivariano en materia de vivienda.

 

Posterior al recorrido en Maderas del Orinoco, el ministro Quevedo y la delegación cubana se trasladaron al Cimla, industria que es capaz de procesar cada año 80.000 metros cúbicos de madera y aprovechar la riqueza que representan las plantaciones de pino caribe establecidas por el Gobierno Bolivariano a través de la empresa Maderas del Orinoco, para generar productos dirigidos a la Gran Misión Vivienda Venezuela, con miras a su industrialización y exportación. (Con información de Prensa Minhvi)

Músculo maderero garantiza fortalecimiento del buen vivir del pueblo

Categoría: Noticias
Publicado: Miércoles, 04 Octubre 2017
Escrito por Relaciones Institucionales

IMG 4915

Prensa Minhvi (Caracas, 02 de octubre de 2017).- Con miras a fortalecer a la Gran Misión Vivienda Venezuela, el Gobierno Bolivariano anunció recientemente la transferencia de la Corporación Socialista de Economía Forestal, que adscribe a Maderas del Orinoco y al Complejo Industrial Maderero Libertadores de América; al Ministerio del Poder Popular para Hábitat y Vivienda.

Estas dos empresas son un músculo que fortalecerá la construcción de nuevas unidades habitacionales de manera más ecológica, sustentables y a bajo costo con los mismos estándares de calidad que ofrecen otros sistemas constructivos tradicionales y con proyección a las islas del Caribe.

Ya el Comandante Hugo Chávez había hecho mención de la necesidad de aplicar nuevas formas y sistemas de construcción de viviendas para resolver el drama habitacional del país, al cumplir y ampliar las metas planteadas por la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV).

Esto sin duda permitiría que Venezuela apalanque el desarrollo de la industrialización de materiales, insumos y los propios sistemas constructivos de vivienda.

“Venezuela va a ser un país modelo en América Latina y El Caribe. Venezuela va a ser un país modelo en el mundo (…) donde todos los venezolanos y las venezolanas tengamos los mismos derechos al trabajo, a la salud, a la educación, a la vivienda, a la vida”, dijo el líder socialista Hugo Chávez a principios de siglo.

Por su parte, el ministro de Hábitat y Vivienda, Manuel Quevedo, también destacaba que con la GMVV, diseñada por el Comandante Chávez, se logró - además de la ejecución de techos dignos- la aplicación de estas nuevas formas de hacer casas para el pueblo. “La variedad de tipos de casas es uno de los mayores logros de la Gran Misión Vivienda Venezuela. Tú ves ahorita casas de madera o con aporticado normal de concreto, con sistemas metálicos, láminas de fibrocemento a las que se les han incluido paneles de polietileno expandido con concreto proyectado”.

Sin lugar a dudas una de las barreras para aplicar nuevas tecnologías ha sido la falta de información sobre la seguridad y economía de otras formas de construir como la madera, la que es usada en países industrializados y que permiten brindar un techo digno a las familias con los mismos estándares de calidad que poseen las viejas formas de construcción.

Ventajas de la vivienda de madera
Indagando en este novedoso sistema de construcción que se desprende de la creación y puesta en marcha de Maderas del Orinoco, así como otras empresas de este ramo que conforman Corpoforestal, la Revolución Bolivariana ya ha construido este tipo de edificaciones, sin embargo ahora desde su incorporación al despacho de Hábitat y Vivienda será aún mayor, dado a que es un insumo que se produce sustentablemente en el país y permite ejecutar los recursos económicos de manera más eficiente.

Entre las dudas más resaltantes surgen sobre el mantenimiento de dichas edificaciones, así como su durabilidad, lo que ciertamente es un cuestionamiento entendible para quienes viven en Venezuela y no han experimentado habitar un espacio construido con madera. Pero esa preocupación ya fue superada gracias al desarrollo de productos protectores que reducen en gran medida el mantenimiento de dichas casas, por lo que su durabilidad es exactamente igual a una vivienda construida bajo el modelo tradicional de cemento, bloques y cabillas.

En cuanto a la realidad económica que atraviesa el país con el bloqueo financiero promovido por el Imperio norteamericano y la Unión Europea, que además golpea a la industria petrolera nacional (principal fuente de recursos de la GMVV), la alternativa de construir en madera permite sustentar la demanda habitacional, ya que los materiales de construcción como la cerámica, ladrillos, hormigón, acero, hierro, aluminio, PCV, entre otros, demandan una importante cantidad de gasto energético y electricidad, además lesionan el ambiente con contaminantes. Asimismo, la producción de estos materiales de construcción tradicionales junto a la madera, permitirían además el fortalecimiento de la exportación y generación de nuevas fuentes de divisas, sin que esto perjudique la ejecución de la GMVV.

Otro aporte de esta nueva forma de construir hogares de la Patria, es que la madera permite edificar casas que por sí mismas poseen una buena capacidad de aislamiento, lo que representa un ahorro ya que disminuye el uso de calefacción asistida o de aire acondicionado, reduciendo las emisiones de dióxido de carbono.

De igual forma, la madera no genera desperdicio, ya que los mismos son reusables en otras actividades y su montaje no requiere del uso de mucha agua, ahorrando también este recurso natural.

Compromiso ecosocialista
Quizás muchos piensen que el construir viviendas de manera representa una amenaza a los bosques o al ambiente en general, sin embargo en Venezuela, tanto Maderas del Orinoco como el Complejo Industrial Maderero Libertadores de América (Cimla), cumplen cada año con el establecimiento de hectáreas de pino caribe, el cual produce la madera necesaria para asegurar las viviendas que se proyecten sin afectar a la madre tierra.

Gracias a esta política ecosocialista de la Revolución, hoy Venezuela exhibe el bosque de pino caribe más grande del mundo con unas 500 mil hectáreas de esta especie vegetal.

Aunado a ello, este año, según cifras de Maderas del Orinoco, 1 mil 500 hectáreas serán sembradas en el estado Bolívar para colaborar en la mitigación de los impactos del cambio climático en el mundo y gracias a los estudios, así como al desarrollo genético de las semillas de pino producidas en el país, las mismas garantizan que los productos finales soporten las condiciones climáticas más severas.

Con todo este proceso puesto en marcha, el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, sigue demostrando que avanza por el camino de Chávez cumpliéndole a su pueblo, para garantizarles su derecho a una vivienda  cómoda y segura, así como hacer de Venezuela una Patria desarrollada, sustentable y protectora de la vida en el planeta.