¿Quienes Somos?

Categoría: Nosotros
Publicado: Jueves, 04 Diciembre 2014 Escrito por Keila Suárez

A través de los experimentos con plantaciones de pino caribe entre los años 1.961 y 1.965, en la localidad de Cachipo, al norte de Monagas, se da inicio a lo que hoy es Maderas del Orinoco.
La idea inicial era determinar la factibilidad forestal de las llanuras del sur de los estados Monagas y Anzoátegui, hasta que en 1.969, La Corporación Venezolana de Guayana inicia un programa de desarrollo forestal en la población de Uverito (sur Monagas).
Gracias al éxito obtenido, en 1.972 se realiza la segunda plantación en la sabana, bajo la responsabilidad del desaparecido Ministerio de Agricultura y Cría. La expansión exitosa de la especie continúa, y en agosto de 1.975 nace la Compañía Nacional de Reforestación (Conare), organismo que asumió la responsabilidad sobre las plantaciones que siguió dando crecimiento a los bosques en las zonas de Coloradito, Centella y Mesa de los Hachos (sur Anzoátegui) en 1.975.
Por disposición del Gobierno Nacional, en febrero de 1.988 es constituida C.V.G Productos Forestales de Oriente, C.A. CVG (PROFORCA), con la Corporación Venezolana de Guayana y Conare como accionistas (85 % y 15 % del total, respectivamente).
Durante el gobierno del presidente Hugo Rafael Chávez Frías, la empresa es transferida de manera estratégica al Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras en el año 2.010, con la intención de impulsar políticas agroforestales enmarcadas en el Plan Socialista Forestal Nacional.
La dinámica de cambio y su orientación revolucionaria-socialista, enfocada al crecimiento sostenido de las comunidades y la industria maderera nacional, da un nuevo vuelco para lograr que el 2 de noviembre de 2.012, por disposición del presidente Chávez y su equipo de gobierno, se publique en Gaceta Oficial número 40.042, el cambio de denominación de la Sociedad Mercantil CVG Productos Forestales de Oriente, C.A. (PROFORCA) a MADERAS DEL ORINOCO, C.A., empresa tutelada por el Ministerio del Poder Popular para Industria.
Las plantaciones establecidas por la empresa en el sur oriente venezolano capturan 3,3 millones de toneladas de dióxido de carbono al año; de allí la importancia del bosque para la producción de oxigeno para el desarrollo y reproducción de la vida en el planeta.
El orgullo de tener como patrimonio nacional un bosque que supera las 400 mil hectáreas se lo debemos al Dr. José Joaquín Cabrera Malo, ingeniero agrónomo venezolano, gran visionario que tuvo la idea de establecer plantaciones de pino caribe, pensando a futuro en el suministro de materia prima para producción de pulpa y papel.
Este hombre, de espíritu soñador y aventurero, con inteligencia y perseverancia, hizo realidad un proyecto que en la actualidad da vida a uno de los sectores estratégicos más importantes para el futuro de la nación.